La escuela de ayer y de hoy: el museo como actividad escolar

El museo es una actividad escolar que puede concentrar gran variedad de contenidos y a la vez servir como apoyo didáctico para el desarrollo de temas en distintas áreas curriculares.

Por Graciela Polonsky

Los primeros museos escolares de gran renombre se fundaron en Alemania: Hamburgo (1855), Leipzig (1865), Munich y Berlín (1875). También surgieron en Toronto (1854), Washington (1866), Zurich (1873) y Filadelfia (1876). En Argentina, en 1883, el Consejo Nacional de Educación resolvió la creación de un Museo Escolar Nacional, sin embargo, recién en 1889 se destinó un local para instalarlo. El museo contaba con objetos, libros de didáctica y mapas, instrumentos de madera para la enseñanza de la geometría.

Con estos museos se cubrieron simultáneamente dos funciones importantes para las escuelas: la del desarrollo de actividades educativas específicas y la de poder contar con materiales didácticos útiles para el trabajo en el aula. En consecuencia, este tipo de museo se extendió a lo largo de los siglos XIX y XX como práctica educativa, lo que los convirtió en un elemento atrayente y de distinción para la propia institución escolar.

El Museo es una actividad escolar que puede concentrar gran variedad de contenidos, una vez definidos el tipo de objetos que serán el centro de su interés y puede servir como apoyo didáctico para el desarrollo de temas en distintas áreas curriculares.

A través del Museo Escolar se motiva la conservación y protección del patrimonio cultural, histórico y artístico desde el ámbito escolar, reforzando la identidad comunitaria de la Institución

Desarrolla diferentes actividades tales como: propiciar las investigaciones; realizar talleres, conferencias y eventos; divulgar la presencia del Museo Escolar en la localidad, abriendo la escuela a la Comunidad y permitiendo una interacción con ella; apoyar las actividades de educación formal y no formal de la escuela; y estimular el desarrollo de actitudes, conocimientos y habilidades vinculadas con la idea del museo.

Los museos escolares tienden a desarrollar una mecánica de trabajo horizontal, en la que su planificación, reunir y preparar piezas no recae sólo en el maestro, sino que los mismos alumnos participan al tener que buscar, seleccionar, manipular y cuidar de los objetos. Luego muestran y pueden conducir a los visitantes por la muestra.

 Museo: la escuela pasa por el túnel del tiempo

 Es interesante retomar la idea de museo pedagógico de Gómez García en la cual plantea que éstos no son simplemente lugares que recogen los restos del pasado histórico, cultural y educativo; son algo más que un lugar donde se almacenan, conservan y muestran diferentes objetos del patrimonio histórico-educativo. Un museo pedagógico como institución ha de ayudarnos a formarnos; a dialogar; a reflexionar; a construir nuevos conocimientos, historias, pensamientos, diálogos; a trabajar didácticamente; a transmitir valores; a enseñarnos, etcétera; y sobre todo, a pensar, pues como señala Ruíz Berrio, un museo pedagógico innovador ha de ser un instrumento poderoso para ayudar a pensar.

Un museo pedagógico es un lugar privilegiado donde se hace real el sueño de encontrarnos con materiales o elementos histórico-educativos, que nos ayudan a reconstruir nuestra memoria histórica de la educación.

 La creación de un Museo Escolar involucra las siguientes etapas:

 1) Organización de la colección

Si la Escuela no tiene una colección, se puede motivar a los alumnos a iniciarla. A partir de un elemento histórico, una escultura, un mural o del personaje en cuyo homenaje, recibe el nombre la Escuela, surgen ideas de concentrar elementos coleccionables que aporten conocimiento a los miembros de la comunidad educativa.

Es importante hacer el registro y el inventario de los objetos y elementos con que cuenta la Escuela y que tengan interés artístico, histórico, documental, científico, cultural, institucional, etc. El inventario de la colección se lleva a cabo en una ficha individual que contiene toda la información referente al objeto. Este inventario requiere de tiempo e investigación. Aparte , es conveniente hacer una clasificación o un ordenamiento de los objetos a partir de características comunes, con la finalidad de proceder a una catalogación. Todos los objetos deben ir enumerados y marcados en alguna parte que no sea visible.

En esta etapa se debe promover el interés para que los alumnos y otros donen objetos que sirvan para ampliar la colección.

 

2) Elaboración del guión museográfico

El guión museográfico incluye la definición del tema, objetivos generales y el desarrollo del tema con base en la investigación realizada a partir de los objetos.

A partir de la investigación se procede a elaborar un guión literario que no es otra cosa que la historia que se le va a contar al público sobre el material en exposición. Los textos de este guión son breves, sencillos y acompañados de dibujos, diagramas, mapas, etc. con el fin de hacer una presentación didáctica y agradable.

En esta etapa se puede aprovechar las habilidades artísticas de los alumnos para el diseño de carteleras que tenga la información del guión literario y trabajar en conjunto con los docentes de las distintas materias.

Una vez que tengan seleccionados todos los objetos se deben elaborar las fichas técnicas o rótulos de identificación de los objetos que se van a exponer. Esta información debe ser clara, precisa y breve.

 

3) Montaje del museo

Esta es la última etapa en la creación de un Museo y comprende la disposición definitiva de los objetos en una sala adaptada para su exposición.

El objetivo del montaje es poner directamente al espectador frente a la obra para que establezca un dialogo visual, valorativo e intelectual que le permita apreciar e interpretar lo que la obra quiere comunicar.

Seleccionar un lugar amplio que permita la fácil circulación de, que tenga buena iluminación y que sea seguro.

Utilizar bases o pedestales para exponer objetos tridimensionales. Estos pueden hacerse a partir cajas de cartón, tarros, trozos de madera, láminas, etc., pintados

Colocar las carteleras sobre láminas para que queden firmes o para que puedan colocarse en la pared.

 

Acerca del accionar didáctico propuesto

La propuesta es dividir a la escuela por niveles y a cada uno darle un tema a investigar con respecto a la escuela del ayer y el mismo tema para trabajar la escuela del hoy. El guión del museo rondaría alrededor de: “La escuela pasa por el túnel del tiempo”, siendo los más grandes los que establecerán si se entra por el pasado o por el presente o si cada visitante puede entrar por dónde guste siguiendo su propio guión.

Los temas podrían ser los siguientes:

 ü Primer nivel: juegos y recreos.

ü Segundo nivel: vestimentas, útiles escolares.

ü Tercer nivel: reglas escolares.

 Objetivos

 - Sensibilizar a la comunidad escolar en la recuperación del patrimonio histórico-educativo.

- Dar a conocer al alumnado la escuela del pasado, valiéndonos de los materiales escolares utilizados en distintos periodos históricos, y de las historias orales

- Aprender a diseñar, crear y montar exposiciones de materiales pertenecientes a la cultura de la escuela.

- Propiciar vínculos personales y relaciones sentimentales entre el alumnado, las piezas pedagógicas y las historias escolares
- Contribuir a la conservación y difusión del patrimonio histórico-educativo.

 Primera parte: la escuela de ayer

ENTREVISTAMOS Y RECOLECTAMOS MATERIALES

·      En esta primera parte nos encargaremos junto a nuestros alumnos, de recolectar objetos, materiales e historias de la escuela de ayer. Para eso realizaremos una serie de actividades de acuerdo al tema que hemos seleccionado para nuestro nivel. Si cayera en nuestras manos algún material que no tenga que ver con el tema lo tomaremos y lo dejaremos para el grupo a quien pertenezca ese tema.

·      Algunos materiales que podremos recolectar: Objetos escolares antiguos de diferentes épocas y periodos históricos (cuadros, estampas, fotografías, juguetes, pupitres, estuches, libros, libretas, cuadernos, plumas, tinteros, instrumentos musicales, bastidor, costurero, títulos académicos, boletines de notas, carné de estudiante, mapas, uniformes, carpetas, carteras, porta documentos, cartilla de escolaridad, reloj, ábaco, colecciones de minerales, colecciones de insectos, silabarios, enciclopedias,  láminas, tintero, caja de palilleros, portaplumas, cortaplumas, caballete, metro de madera, balanza, tablero de números decimales, atlas, globo terráqueo, regla, etc.).

·      Podemos buscar fotografías antiguas en libros y en Internet que tengan que ver con la escuela. Mirarlas y ver que observamos. A partir de ellas pueden surgir preguntas para las entrevistas. Algunas preguntas posibles, podrían ser:

·    ¿Hay cosas en el pasado que ya no existen? ¿Qué útiles usaban antes? ¿Cómo se vestían? ¿Cómo eran los peinados? ¿Qué materias había? Cuántos años duraba la primaria? Cómo se debían comportar en clase? ¿Cómo los trataban los docentes? ¿Cómo trataban ellos a los maestros? ¿La escuela tenía el mismo aspecto que ahora? ¿A qué jugaban en los recreos? ¿Qué comían?

 ·   Pueden buscar en casa objetos que pertenecieron a un familiar que reflejen su época, su pasado, su vida, la cultura, su paso por la vida escolar. Objetos que simbolicen alguna vivencia, experiencia o momentos atravesados en la escuela por las personas en el pasado. Los objetos serán devueltos a sus propietarios cuando termine el museo escolar y su muestra.

·    Invitar abuelos y docentes de otras épocas de la escuela para que los alumnos puedan entrevistarlos acerca de cómo era la vida escolar en su época. 

Segunda parte: nosotros

LA ESCUELA DE HOY

·  En esta etapa de la construcción del museo, los alumnos recolectarán todo el material necesario y que crean conveniente para representar la temática que les tocó.

·  Podrán recolectar objetos y escribir historias, podrán construir maquetas, sacar fotografías y realizar entrevistas a los personajes actuales de la escuela, tratando de incluir a todos los que participan de la comunidad educativa.

 Tercera parte: museo

TÚNEL DEL TIEMPO

· En esta etapa montarán el museo, con todo lo que ello implica. Mientras los más grandes se ocupan del montaje, los más pequeños pueden realizar las invitaciones, armar los recorridos, etcétera.

· Es importante que todos los miembros participen luego del museo. Se puede filmar la actividad y si la escuela cuenta con un espacio se podría dejar una muestra permanente del mismo.

Bibliografía

LÓPEZ BARBOSA, Fernando (1993): Manual de montaje de exposiciones. Museo Nacional de Colombia, Bogotá.

PASTOR HOMS, María Inmaculada (1992): El museo y la educación en la comunidad. CEAC, Barcelona.

RUÍZ BERRIO, Julio (2003): (2003): "El museísmo pedagógico en el mundo: pasado, presente y perspectivas de futuro", en el Primer Foro Ibérico de Museísmo pedagóxico. O museísmo pedagóxico en España e Portugal: itinerarios, experiencias e perspectivas. Xunta de Galicia-MUPEGA, Santiago de Compostela. 

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

Graciela Polonsky es Licenciada en Educación. Especialista en Formación de Formadores - Orientación Instituciones Educativas. Especialista en Investigación Educativa. Profesora de Enseñanza Primaria. Profesora de Didáctica y Currículum. Profesora de Dinámica de Grupos.