UN PASEO POR LA GRAMÁTICA

Es la rama de la lingüística que estudia la forma y composición de las palabras, así como también su interrelación dentro de la oración o de la frase (sintaxis).

Por Liliana Fridson

Cuando los alumnos llegan a la escuela ya tienen desarrolladas determinadas estructuras y disponen de un conocimiento gramatical llamado competencia lingüística y comunicativa, es decir, que “saben usar” la lengua. La función de la escuela en este sentido es, mejorar su desempeño y hacerlos reflexionar acerca del uso que hacen ellos mismos y otros del lenguaje.

Distintos tipos de gramática

Generalmente es en la escuela donde, casi todo el mundo, establece por primera vez contacto con la gramática, cuando estudia su propia lengua o alguna lengua extranjera.

Ésta se denomina gramática normativa porque dice cuál es el funcionamiento de las distintas partes de la oración según la norma de cada idioma. Dictamina qué palabras son compatibles entre sí y qué oraciones están bien formadas. De esta manera, cualquier hablante puede percibir, a través de las reglas gramaticales, si emplea bien o mal esa lengua.

También existen otras formas de gramática:

La gramática histórica estudia los cambios que ha habido en la formación de las palabras y de las oraciones a lo largo de la historia.

La gramática comparativa establece las diferencias que hay entre las lenguas al comparar su fonética y las equivalencias en el significado de las palabras, así pueden descubrir de qué forma influye una lengua en otra.

El objetivo de la gramática funcional es investigar cómo se emplean las palabras y qué tipos de oraciones son las adecuadas de acuerdo al contexto social en que se empleen.

La gramática descriptiva describe cómo están organizadas las unidades mínimas con significado que forman las palabras y las que forman las oraciones. Esta gramática indica qué lenguas tienen una estructura parecida.

Todos estos enfoques de la gramática estudian la morfología y la sintaxis, es decir, que tratan la parte organizativa de la lengua.

Pero vamos a centrarnos ahora en la parte de la gramática que nos interesa como docentes de EGB 1 y 2.

La oración

La oración es la menor unidad del habla que transmite un mensaje completo por sí misma. Por eso decimos que tiene sentido completo e independencia sintáctica.

Las oraciones comienzan con mayúscula y terminan con un punto. Al pronunciar una oración, el hablante puede adoptar distintas actitudes. Éstas se reconocen mediante los signos de puntuación en el lenguaje escrito, y mediante la entonación en el lenguaje oral.

La mejor forma para reconocer una oración es fijarnos en su significado, es decir, que comunique una idea. 

Según la actitud del hablante las oraciones se clasifican en:

Enunciativas: afirman o niegan algo, por eso se clasifican en enunciativas afirmativas o negativas. En ellas el verbo se encuentra conjugado en modo indicativo. Por ejemplo: Estoy leyendo el diario. / No leo los clasificados.

Imperativas: expresan una orden, ruego o mandato. El verbo se encuentra conjugado en modo imperativo. Por ejemplo: Lean la página nueve.

Desiderativas: expresan un deseo. Pueden expresarse a través de verbos (querer, desear, esperar,…) o expresiones (ojalá, Dios quiera,…) El verbo se encuentra conjugado en modo subjuntivo. Por ejemplo: Ojalá sea divertido.

Dubitativas: expresan una duda, utilizando expresiones como: tal vez, acaso, quien sabe si…, no sé si… En ellas el verbo se encuentra conjugado en modo potencial. Por ejemplo: Tal vez me resulte interesante.

Interrogativas: expresan preguntas. Pueden clasificarse en directas e indirectasLas directas están encabezadas por palabras interrogativas (qué, cómo, cuándo, quién, cuál, etc.) y utilizan signos de interrogación. Por ejemplo: ¿Quién querrá leer el diario? Por otra parte, las indirectas utilizan verbos interrogativos (preguntar, inquirir, etc.) que anteceden a la pregunta y no utilizan signos de interrogación. or ejemplo: Me pregunto quién querrá leer el diario.

Exclamativas: expresan la emoción del hablante, puede ser de dolor, de miedo, de sorpresa, de alegría, de ira. Utilizan signos de admiración al comienzo y al final de la oración. Por ejemplo: ¡Qué cansado estoy! / ¡Qué buena noticia! Asimismo, puede encontrarse oraciones que cumplan con una combinación de actitudes. Por ejemplo: ¡Ojalá salga el sol! (desiderativa, exclamativa y afirmativa).

Partes de la oración

Los elementos fundamentales de la oración son el sujeto y el predicado. El sujeto es la parte de la oración cuyo núcleo es un sustantivo: el predicado verbal es la parte de la oración cuyo núcleo es un verbo.

Aquellas oraciones formadas por sujeto y predicado se llaman oraciones bimembres (OB). Las oraciones que no pueden dividirse en sujeto y predicado, ya sea porque no tienen verbo o porque el verbo es impersonal, se llaman oraciones unimembres (OU).

Cuando se unen oraciones simples se forma una oración compuesta; gracias a ella es posible una comunicación más elaborada.

Formamos oraciones compuestas cuando utilizamos varios sujetos o varios predicados.

La oración está formada por grandes grupos de palabras. Estos grupos lo constituyen: el sustantivo, el adjetivo, el verbo, la preposición, la conjunción, los adverbios y los pronombres. Vamos a analizar las principales.

El sustantivo

Los sustantivos se piensan en sí mismos, como representación de conceptos independientes. Pueden designar personas, cosas, cualidades físicas o morales, acciones, estados. Se clasifican en:

Comunes: nombran seres, cosas, lugares y cosas de modo general. Se escriben con minúscula. Ejemplo: silla, lápiz, jabón.

Propios: nombran personas, lugares y animales en particular. Se escriben con mayúscula inicial. Ejemplo: Mendoza, Juan, Mickey.

Concretos: son aquellos que nombran objetos, seres o lugares reales o que podemos imaginar como si fueran reales. Ejemplo: niño, pez, montaña, ogro.

Abstractos: generalmente nombran sentimientos, emociones, actitudes y valores. Ejemplo: alegría, educación, honestidad.

Simples: en su estructura no tienen ninguna otra voz agregada. Ejemplo: pluma, papel.

Compuestos: son aquellos que están formados por dos o más partículas. Ejemplo: portaplumas, sacacorchos.

El adjetivo

Los adjetivos son palabras que indican características de los sustantivos, por ello siempre acompañan a éstos, y concuerdan en género y número. Algunas clases de adjetivos son:

Calificativos: describen cualidades o propiedades de los sustantivos a los que acompañan.

Gentilicios: indican nacionalidad, lugar de origen o procedencia.

Numerales: indican cantidad; pueden ser cardinales, que indican un número u ordinales, que indican orden.

Los pronombres

Los pronombres toman valor en el contexto, señalan los seres y objetos sin presentar características. Desempeñan funciones que pueden responder al sustantivo, adjetivos y en algunos casos al adverbio. Se clasifican en:

Personales: yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos.

Demostrativos: este, esta, eso, esa, ese, esos, aquello, etc.

Posesivos: mío, tuyo, nuestro, etc.

Relativos: el cual, la cual, el que, cuyo, cuya, etc.

Interrogativos y exclamativos: qué, quién, cuál, cuáles, dónde, etc.

El verbo

El verbo indica una acción, un proceso. Los modos verbales indican la actitud del hablante con respecto a lo que dice: el modo indicativo expresa certeza; el modo imperativo expresa orden, pedido, ruego.

El tiempo indica cuándo ocurre la acción: Presente: ahora; Pasado: antes; Futuro: después. 

Lo más importante que podemos hacer por la sintaxis y la ortografía de nuestros alumnos es proponerles escribir a menudo y brindarles actividades graduadas y variadas. Sólo con la práctica podrán ir adquiriendo y mejorando estos conceptos.

Actividades

EL FANTASMA

• Sentados en ronda, un niño comienza diciendo una palabra (en general un artículo) y luego cada niño debe agregar una palabra, repitiendo primero las antedichas, de manera que se forme una oración. La misma debe tener una coherencia para ser válida.

El que no recuerda lo antedicho, o se equivoca, o no sabe qué agregar, recibe la F de FANTASMA, luego la A, y así sucesivamente hasta formar toda la palabra y de esta manera pierde el juego.

Actividades

ORDENANDO EL DESORDEN

Se da a los niños una serie de oraciones desordenada que deben ordenar. Para ello deberán reconocer en dónde empieza (mayúscula) y en dónde termina (punto). Por ejemplo: la va La a plaza. nena (La nena va a la plaza.)

Actividades

¿CÓMO LO DICEN?

Se entrega al grupo un texto y se realiza una lectura colectiva del mismo. (Debe ser un texto donde figuren distintos tipos de oraciones).

Se divide al grupo en seis equipos. A cada uno se le asigna un tipo de oración de acuerdo a la actitud del hablante (oraciones enunciativas, exclamativas, interrogativas, desiderativas, dubitativas, imperativas).

Cada equipo debe sustraer del texto las oraciones que pertenezcan al tipo de oración asignado.

Finalmente cada equipo lee las oraciones que extrajo del texto, dándoles la entonación correspondiente.

Actividades

LA PELOTA GRAMATICAL

El juego consiste en tirarse la pelota entre los compañeros. Aquel que primero la recibe nombra al sujeto de una oración, luego éste le tira la pelota a un compañero, el cual debe agregar un predicado que la complete.

Mientras tanto el docente va escribiendo en el pizarrón las oraciones que se van formando.

Actividades

LAS TARJETAS DICEN

Se organiza al curso en dos grupos y se les da tarjetas:

El grupo Nº 1 escribe en sus tarjetas sólo sujetos de la oración.

El grupo Nº 2 escribe en sus tarjetas sólo predicados de la oración.

Luego se dejan todas las tarjetas boca abajo en una mesa.

Por turnos van sacando dos tarjetas (una del sujeto y la otra del predicado) y deben formar una oración lógica adaptando los predicados a los sujetos.

Actividades

LOS PERSONAJES QUE HABLAN

El curso se organiza en grupos. Cada uno de ellos debe inventar personajes, los dibujan y les asignan un tipo de oración de acuerdo a la actitud del hablante.

Luego inventan un cuento con esos personajes, cuidando que los personajes siempre mantengan la misma actitud al hablar. (Por ejemplo, un personaje que siempre duda, o uno que siempre interrogue)

Finalmente cada grupo lee su cuento y los demás deberán adivinar cuál es la actitud de cada uno de los personajes.

Actividades

EJERCITACIONES

Son muchas las ejercitaciones que se pueden realizar en EGB 2 para el reconocimiento de las distintas partes de la oración. Por ejemplo:

- Dados varios sujetos, agregarles predicados o viceversa.

- Reconocer en oraciones dadas las distintas palabras que modifican al sustantivo o al verbo.

- Reemplazar al sujeto de oraciones dadas por el pronombre personal.

- Construir oraciones de acuerdo a un esquema dado.

- Cambiar el tiempo verbal de un texto.

Bibliografía

ALONSO, M. (1947): Ciencia del lenguaje y arte del estilo. Aguilar, Madrid.

ALVARADO, M. (2001): Teorías y enfoques en la enseñanza de la escritura, la gramática y la literatura. Manantial, Buenos Aires.

DELGADO, M.A.; PÉREZ, S.; TOLEDO, C.; TOSI, C. (2004): Lengua 5. Ideas en la cabeza. Santillana, Buenos Aires.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. COMISIÓN DE GRAMÁTICA (1973): Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Espasa-Calpe, Madrid.

 

Liliana Fridson es Profesora para la Enseñanza Primaria. Formadora de Formadores con Orientación en Instituciones Educativas. Profesora de Hebreo.