ACTIVIDAD RESILIENTE DE NIVEL INICIAL EN QUILMES

Fue realizada con los alumnos y los docentes de las Salas de 5 (Violeta y Turquesa) del “Jardín de Infantes Papa Eugenio Pacelli” del Partido de Quilmes, provincia de Buenos Aires.

Por María Gabriela Simpson

La resiliencia en general y la resiliencia sociocultural ya no precisan presentación ni aclarar qué significan. Pero aún sigue siendo necesario y esencial para los especialistas e investigadores que trabajamos en el tema, socializar "haceres resilientes": acciones e intervenciones profesionales que la aplican como mirada conceptual que ilumina las mismas y que además la promueven en todos sus protagonistas. La actividad que en este caso se presenta está enmarcada en el Nivel Inicial.

 

En el marco del Día del Escritor Bonaerense y cumpliendo con indicaciones y disposiciones emanadas de las autoridades provinciales, los alumnos y los docentes de las salas de 5 (Violeta y Turquesa) del “Jardín de Infantes Papa Eugenio Pacelli” del Partido de Quilmes, me entrevistaron por ser bonaerense y escritora.

 

Desde que se hizo efectiva la invitación, pensamos junto a la Directora y las Docentes, que esta actividad se incluiría en el proyecto institucional sobre resiliencia que se está desarrollando. Plantear la inclusión de nuevos proyectos en la vorágine escolar de todos los días no es fácil, pero con creatividad y buena voluntad, se puede dar significado a las tareas cotidianas y habituales del jardín y encararlas con estas miradas que iluminan la rutina, en este caso la resiliencia sociocultural aplicada.

 

Este constructo teórico aborda la capacidad y los procesos que personas, grupos, instituciones y comunidades pueden desarrollar y construir para enfrentar dificultades, promoviendo diversos factores individuales y socioculturales que facilitan la generación de nuevas conductas y posicionamientos frente a la realidad adversa, que además hoy en día, es sumamente compleja. Todos los actores sociales tienen (y pueden) que reflexionar sobre sí mismos y reformular las acciones con las que encaran la realidad. Así resignificando los problemas, revalorizando las propias capacidades y actuando con una postura diferente, se abre un espacio resiliente que potencia y empuja a todos los que lo atraviesan: están más resilientes.






La capacidad para relacionarse, comunicarse y expresarse es el principal factor de la resiliencia en todos sus niveles (individual, grupal, familiar, institucional, sociocultural), ya que posibilita hablar sobre los problemas, procesarlos y si es posible, solucionarlos; si eso no es así, se los aceptará: no con resignación, sino con una nueva forma de mirarlos. Por lo tanto, todas las actividades escolares que abran espacios de diálogo e interacción generarán resiliencia.

 

La que aquí comento fue sumamente rica. Los niños trabajaron previamente con las docentes sobre lo que es un reportaje, sobre lo que significa "ser escritor" y qué tareas implica y sobre todo qué les gustaría preguntarle a un escritor. El encuentro fue mágico, ya que "por arte de magia" se generó un clima afectivo para el encuentro y el diálogo entre los chicos y los adultos. Las preguntas nos llevaron a distintos tópicos: la historia de vida, los procesos de escritura, la relación con los libros, su "fabricación" y su importancia.  Después del reportaje elaboraron una biografía escrita y un reportaje visual, registrando la actividad realizada. También hubo un breve encuentro con los padres de los alumnos para socializar lo realizado.

 

Es muy importante destacar que, como una consecuencia inmediata de la apertura de un "espacio resiliente", comienzan a emerger sentimientos que se expresan por los canales de diálogo abiertos, facilitando la manifestación de emociones que es preciso y rico sacar afuera para establecer vínculos empáticos con un otro y despertar en cada uno potencialidades y sentidos nuevos, elementos esenciales para un pleno desarrollo humano, salvando las asimetrías, por ejemplo de la edad. Que después de un trabajo escolar niñitos de 5 años te abracen y te digan "te amo", no es un exageración de la expresividad, es que se pudo generar un lugar para que los afectos aparezcan y resignifiquen lo vivido. Más allá de haber logrado un objetivo intelectual (el acercamiento hacia la figura del "escritor bonaerense", el concepto de reportaje y la biografía) se alcanzó una meta superior: generar la resiliencia necesaria y básica para enfrentar las adversidades, sabiendo que podemos contar con "otros significativos" que se constituirán como "verdaderos tutores de resiliencia" que con amor incondicional, plasticidad y límites potenciarán nuestros recursos, especialmente la capacidad para relacionarnos, comunicarnos y expresarnos.

________________________________________

María Gabriela Simpson es Especialista en resiliencia. Licenciada en Gestión de Instituciones Educativas. Grafoanalista, capacitadora y docente nivel primario, secundario, universitario de grado y de postgrado, aplicando la resiliencia sociocultural. Orientadora vocacional y educativa desde la graforesiliencia. Coordinadora de proyectos institucionales y de investigación de resiliencia sociocultural aplicada. Autora y compiladora de varias publicaciones sobre el tema.