PROYECTO ALFA EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA ALFABETIZACIÓN

Se propone enriquecer el proceso de alfabetización de más de 8500 alumnos de 4º,5ºy 6º año de Primaria que no afianzaron prácticas convencionales y autónomas de lectura y escritura.

Por Redacción

En el año 1966, la UNESCO proclamó el 8 de septiembre como Día Internacional de la Alfabetización, con el propósito de recordar a la sociedad la importancia de “tomar conciencia de la problemática social del analfabetismo como clara manifestación de injusticia social”.  En este marco, el Calendario Escolar de la Provincia de Buenos Aires no sólo adhiere a la celebración de este día, sino que compromete a todo el sistema educativo a trabajar de manera sostenida para que la alfabetización se constituya en una realidad que avanza y se concreta en todo el territorio.

“En la actualidad, la alfabetización es mucho más que la habilidad para leer y escribir. Este concepto se ha visto modificado, entre otras razones, por los cambios acelerados en los patrones de comunicación. Es por ello que, antes que hablar de analfabetos o alfabetizados, hacemos referencia a distintos niveles y usos de las competencias de alfabetización, de acuerdo al contexto en el que se presenten. Es decir, no se trata de una competencia única que la persona posee o no posee, sino que estamos ante competencias múltiples” afirma Ilda Dominguez, Directora Operativa de la Dirección Provincial de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires.

En este marco, la Dirección Provincial de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social lanzó “Alfa”, una propuesta de alfabetización cuyo objetivo es enriquecer la trayectoria escolar de alumnos de 4º, 5º y 6º año de educación primaria (segundo ciclo) que aún no afianzaron prácticas convencionales y autónomas de lectura y escritura. A través de este proyecto de acompañamiento, se espera que estos alumnos y continúen su trayectoria escolar con mejores resultados.

 Mediante un protocolo de actividades, se evaluaron competencias de lectura, tales como lectura de instrucciones, identificación de información y la realización de inferencias a partir de lo leído; y también de escritura de palabras, ortografía y coherencia en la producción de textos. Además, se establecieron distintos niveles de evaluación para categorizar los resultados. Este protocolo actualmente están siendo acompañados por los equipos de orientación.

“Alfa” permite a cada escuela hacer un seguimiento nominalizado de cada estudiante. De este modo, el acompañamiento es personalizado y es posible monitorear el avance de cada uno de los alumnos. Estos datos luego son enviados al Nivel Central para ser relevados y sistematizados por escuela y año.