MANTENER LAS CAPACIDADES OPERATIVAS DURANTE EL CIERRE DE ESCUELAS

Documento de IIPE UNESCO que es parte de una serie dedicada a los gobiernos para asegurar el acceso a una educación de calidad en los tiempos de COVID-19.

Por Redacción
Asegurarse de que el aprendizaje pueda continuar en tiempos de crisis es clave. También ayudará a la recuperación posterior a la crisis: si se desea reducir al máximo el impacto que tendrá la crisis de la COVID-19 en los resultados de enseñanza y aprendizaje, alumnos y docentes tendrán que reanudar las actividades normales con una interrupción o transición mínimas.

Cada uno de los puntos que se muestran a continuación brinda orientaciones a las autoridades educativas para minimizar y superar los desafíos operativos durante una crisis.

1. Asegurar la continuidad de la educación a través del aprendizaje abierto y a distancia

Cuando las escuelas cierran, los ministerios de educación (MdE) pueden adoptar soluciones alternativaspara garantizar que todos los niños puedan continuar aprendiendo. Es importante que las soluciones elegidas sean flexibles, accesibles, inclusivas y sensibles al género, y tengan en cuenta las necesidades específicas de los diferentes grupos, especialmente las poblaciones desfavorecidas y marginadas (por ejemplo, niñas, niños con discapacidades, y niños de bajos niveles socioeconómicos).

· Revisar los recursos técnicos y humanos disponibles dentro del sector educativo con respecto al aprendizaje a distancia. Esto ayudará a informar la elección de soluciones.

   - Las soluciones de alta tecnología pueden incluir estrategias de aprendizaje en línea o e-learning, como plataformas de aprendizaje digital, cursos en línea masivos y abiertos (MOOC), lecciones transmitidas en vivo y recursos educativos abiertos (REA), incluyendo libros de texto abiertos.

   - Las soluciones de baja tecnología pueden incluir programas de radio y televisión a nivel comunitario y nacional.

   - Las soluciones sin tecnología pueden incluir el suministro de ejercicios y otros materiales impresos a los alumnos que estudian desde su casa. Si la logística lo permite, es crucial que las comunidades sin acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) cuenten con otros medios de aprendizaje.

·    Analizar programas similares de educación a distancia que ya existen, ya sea en el país o en otro lugar, y ver qué material de los que ya se ofrecen puede adaptarse para atender las necesidades de la situación actual. Para obtener ejemplos de plataformas nacionales de educación a distancia, consulte la página web de la UNESCO y la sistematización de respuestas de América Latina dentro del SITEAL.

·   Resolver cualquier obstáculo potencial para el aprendizaje entre los grupos más vulnerables.

· Evaluar las necesidades financieras de la educación a distancia sobre la base de nuevas tecnologías e identifique posibles socios y donantes (como los actores de las TIC) para garantizar el acceso de todos los alumnos.

2. Encontrar alternativas a los exámenes nacionales

Cuando los países se ven obligados a cancelar sus exámenes de fin de año debido a las crisis, las autoridades educativas pueden considerar otros métodos alternativos para evaluar a los alumnos. Uno de los desafíos principales consiste en asegurarse de que cualquier alternativa (a) represente el desempeño en forma adecuada y (b) no penalice a ningún grupo de alumnos. También es importante asegurarse de que el sistema esté armonizado a escala nacional y que los alumnos tengan derecho a objetar su calificación final. Existen varias opciones para las autoridades educativas.

·   Usar calificaciones anteriores de exámenes simulados, evaluaciones de docentes y anteriores expectativas de calificaciones.

· Basarse en evaluaciones continuas y cursos que tuvieron lugar en los meses previos a la crisis.

· Usar múltiples fuentes de información para calcular la calificación final.

·  Posponer los exámenes de fin de año y organizarlos para principios del próximo año académico, después de la crisis.

3. Garantizar la continuidad y el correcto funcionamiento del sistema salarial de los docentes

Aun cuando las soluciones de aprendizaje a distancia reemplacen la enseñanza en la escuela en tiempos de crisis, lo que significa que los docentes no están en el aula como es normal, es importante que los MdE se aseguren de que los sistemas de salarios de los docentes funcionen correctamente. Esto es esencial para garantizar la motivación, el bienestar y la seguridad de los docentes durante la crisis; garantizar el aprendizaje continuo de los alumnos; y permitir que los servicios se reanuden de manera normal una vez que la crisis haya terminado.

·  Prever posibles impactos de la crisis sobre el funcionamiento de los sistemas de salarios de los docentes, entre ellos evaluar y abordar las cuestiones respecto de cómo se realizarán los pagos.

· Estudiar soluciones de pago alternativas, incluso innovadoras, como la banca móvil, asegurándose de que todos los docentes tengan acceso a ellas. Para los docentes que no tengan acceso a la tecnología requerida, se deberá proporcionar una solución diferente.

·   Solucionar los problemas relacionados con los contratos de trabajo temporario; mantener la motivación y el bienestar de los docentes que trabajan por contrato; y responder a las dificultades salariales, por ejemplo, explorando la posibilidad de ofrecer apoyo financiero.

Para ampliar la información y leer contenidos relacionados, sugerimos visitar el siguiente link: https://www.buenosaires.iiep.unesco.org/es/portal/mantener-las-capacidades-operativas-durante-el-cierre-de-escuelas