EL AMBIENTE NATURAL Y SOCIAL EN EL JARDÍN

¿Cómo abordar ambientes tan complejos como inabarcables? El recorte será tan complejo como el ambiente en su totalidad.

Por Marcela Pagano
La Educación Inicial posee una didáctica específica que le otorga una identidad propia al nivel inicial. Parte de esto se percibe en el tratamiento de las ciencias sociales y las ciencias naturales, las cuales tienen como finalidad que los niños enriquezcan, complejicen, amplíen y organicen sus conocimientos del ambiente natural y social. Se espera que ellos avancen en la construcción de relaciones minuciosas sobre el ambiente, logrando vincular aspectos sociales y naturales que lo conforman. 

Los niños del Jardín de Infantes, debido a su nivel de pensamiento, piensan globalizadamente, no pudiendo escindir ambas ciencias.

En los niveles siguientes (primario y secundario) los niños ya pueden elaborar y construir conceptos más específicos del área de las Ciencias Sociales que tienen que ver con la historia, la sociología, la geografía, etc. Y del área de las Ciencias Naturales, como la química, la biología, la física, etc.

Para lograr esto es necesario que los docentes tengan en claro qué y cómo es el ambiente natural y social.

Definendo el Ambiente

“Laura Grisovsky y Cecilia Bernardi (2008) definen el ambiente como “un complejo conjunto de componentes, factores, relaciones y sucesos de diversa índole en el cual se desenvuelve la vida de las personas y se construye cotidianamente la cultura”.

Kauffman y Serulnicoff en Recorridos Didácticos en la Educación Inicial definen al ambiente como un entramado socionatural: es lo natural imbricado en lo social y lo social enraizado en lo natural. Lo social y lo natural están en permanente interacción modelándose mutuamente. No hay un ambiente histórico y otro biológico sino un único medio; lo que varían son los modos de abordaje para su estudio.

Es necesario tener en claro que la realidad es muy compleja y que no sólo formarán parte de la realidad los aspectos cercanos a ésta, tanto en tiempo y espacio, sino que informaciones lejanas a las cuales hoy los niños tienen acceso mediante las tecnologías, también formarán parte de esta realidad.

Y aquí es donde surge la pregunta de cómo abordar este ambiente tan complejo e inabarcable. Es necesario seleccionar un recorte de este ambiente, recorte que será tan complejo como el ambiente en su totalidad. 

El recorte está pensado como una categoría didáctica que permite delimitar la realidad social. Como ésta es tan amplia, resulta necesario recortarla sin perder la complejidad.

¿A qué llamamos “recorte del ambiente”?

Gojman y Segal, definen al recorte como la acción de separar, de aislar una parcela de la realidad coherente en sí misma, con una racionalidad propia, y a la que uno podría acercarse como si lo hiciera con una lente de aumento.

Si desarmamos este concepto y lo llevamos a la práctica, podríamos reconocer un recorte del ambiente como “la verdulería”, pero no debemos generalizar en cualquier verdulería sino contextualizar el recorte. 

¿Qué significa esto? Poder vincular este recorte con el contexto, con la realidad del jardín y eso hará que no indaguemos cualquier verdulería, sino la verdulería del barrio del jardín.

La primera pregunta de indagación que tendrá que hacerse la docente será: ¿todas las verdulerías son iguales? Ahí nos encontraremos con diversidad de respuestas, ya que podemos encontrar una verdulería dentro de un supermercado, una verdulería que venda alimentos para perros, un local en donde la verdulería se comparta con el almacén. Esto nos permitirá focalizar en un recorte específico y contextualizado.

Cuando la docente tenga delimitado el recorte del ambiente a trabajar, será necesario tener en claro la multidimensionalidad del recorte. 

Beatriz Goris plantea dimensiones de análisis que permitirán acercarse a una mirada compleja del recorte, definiéndolas como: “Las dimensiones son instrumentos de análisis para el docente, las mismas remiten a un organizador que facilita el diseño de propuestas acotadas y la selección de contenidos, a la vez que favorecen las intervenciones docentes a la hora de problematizar”.

Estas dimensiones, como unidades de análisis, deberán ser interrogadas, analizadas y observadas para luego poder realizar la planificación, siendo la unidad didáctica  la estructura que se piensa desde un recorte del ambiente.

El recorte sigue siendo tan complejo como el ambiente en sí mismo, debido a eso la docente será quien tomará las decisiones en función de la unidad de análisis desde donde indagará ese recorte. Pensado así, el recorte podrá será abordado desde distintas dimensiones y esto permitirá que los niños del jardín enriquezcan y amplíen su mirada acerca del mismo.

Retomaremos el ejemplo de “La verdulería xx del barrio del jardín” y veremos cómo se dan, de modo explícito o implícito, todas las relaciones multidimensionales que son las que le permitirán a la docente también enriquecer su mirada para elaborar relaciones y conclusiones y así, pensar una planificación áulica. 

Éste será el llamado “momento de indagación”, que tendrá como objetivo que la docente releve información interiorizándose del recorte elegido, para así luego preparar su proyección áulica. 

Es necesario tener en claro que no podemos enseñar aquello que se desconoce, debido a eso resulta necesario este proceso de indagación previo a la planificación.

Ya elegido el recorte, será necesario que la docente seleccione desde qué dimensión o dimensiones lo abordará, ya que esto le permitirá elaborar explicaciones y preguntas vertebradoras que guiarán toda la propuesta didáctica.

A continuación detallaremos cada una de las dimensiones y las posibles preguntas de indagación que podríamos hacer al recorte seleccionado:

Dimensión relativa a la función social:
¿Qué función social cumple esta verdulería en el barrio? ¿Sería igual el barrio sin ella? ¿Es funcional al barrio? ¿Qué uso le dan las personas a la verdulería? ¿Qué actividades se realizan en una verdulería? 

• Dimensión social:
¿Qué tipo de negocio es una verdulería? ¿Qué roles ocupan las distintas personas?

• Dimensión espacial:
¿Cómo se organizan los espacios en esta verdulería? ¿Todas las verdulerías organizan sus espacios del mismo modo? ¿A qué se deberá esto? ¿Qué requisitos debe tener un negocio para ser considerado verdulería?

• Dimensión temporal:
¿Qué cambios y qué continuidades presenta esta verdulería a lo largo del tiempo? ¿Qué horarios de atención posee? ¿Qué días de la semana se encuentra abierta? ¿Cuál es el horario real de trabajo de los verduleros?

• Dimensión tecnológica:
¿Qué tipo de objeto o herramientas se utilizan en una verdulería? ¿Cómo distribuye los pedidos en la zona? ¿Posee delivery? ¿Utilizan los clientes el WhatsApp para realizar pedidos? ¿Siempre fue de este modo?

• Dimensión económica:
¿Cómo se organiza una verdulería? ¿Cómo llega la verdura al negocio? ¿Cuáles son las formas de pago que se utilizan cuando el cliente abona la verdura? ¿Todas las familias del barrio pueden comprar en esta verdulería?

• Dimensión política:
¿Qué documentación es necesaria para tener una verdulería? ¿Qué tipo de impuestos es necesario abonar? ¿Cualquier persona puede poner una verdulería? ¿Qué normas bromatológicas debe seguir una verdulería?

• Dimensión cultural:
En esta dimensión se invita a la docente a reflexionar sobre los valores, las costumbres y las tradiciones de la verdulería como negocio: ¿Siempre existieron las verdulerías? ¿Todos los barrios tienen una verdulería como ésta?

Concluyendo...

Es necesario considerar que estas dimensiones se encuentran categorizadas, como se señaló en párrafos anteriores.  Esto nos invita a pensar que, si bien la docente elegirá una dimensión determinada, se colarán otras indefectiblemente. Lo podemos observar claramente, por ejemplo: en este caso, entre la dimensión temporal y la tecnológica. 

Por lo tanto, será la docente quien tome las decisiones y haga foco en qué quiere complejizar específicamente de un recorte sin perder de vista la complejidad del mismo. La verdulería como objeto de estudio, es un recorte que debe ser redescubierto para romper con la mirada “simplista” que tienen los niños de esta franja etaria.

Bibliografía

AA.VV. (2019): Diseño Curricular para el Nivel Inicial. Resolución Nº5024/18. Dirección General de Cultura y Educación. La Plata, Provincia de Buenos Aires.
Goris, B. (2006): Las Ciencias Sociales en el Jardín de Infantes. Unidades didácticas y proyectos. Homo Sapiens, Rosario. 
MALAJOVICH A. (compiladora): “Conocer el ambiente: una propuesta para las ciencias sociales y naturales en el nivel inicial”, en Recorridos didácticos en la Educación Inicial.  Capítulo 1. Tercera edición. Paidós, Buenos Aires, 2008.
SIEDE, I. (coordinadora): “Preguntas y problemas en la enseñanza de las Ciencias Sociales”, en Ciencias Sociales en la escuela. Capítulo 9. Aique Grupo Editor, Buenos Aires, 2010.
____________________________________________________________________________________________________________________________________________
Marcela Pagano es Maestra especializada en Educación Inicial. Licenciada y Profesora en Ciencias Sociales, especialista en docencia en Entornos Virtuales. Actualmente dicta las siguientes cátedras Didáctica de las Ciencias Sociales, Taller de Ciencias Sociales y Ateneo de Naturaleza y Sociedad en profesorados de Educación Inicial. Capacitadora en el INfod. Integrante del equipo pedagógico de la Dirección de Educación Inicial.