LA FUNDACIÓN CEIBAL PRESENTÓ EL PROYECTO DATA SMART KIDS

Desarrollado en Uruguay, se enfoca en la alfabetización sobre redes sociales. Sus guías ayudan a mejorar la comprensión crítica de los pre-adolescentes.

Por Redacción
Fundación Ceibal presentó los resultados del proyecto "Data Smart Kids", financiado en forma conjunta con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) de Uruguay. El proyecto fue diseñado para alfabetizar a estudiantes preadolescentes sobre redes sociales. Para ello, se trabajó con niños de 8 a 12 años en Uruguay y Australia con el objetivo de desarrollar la comprensión de los datos personales para que los preadolescentes aprendan a administrar y proteger mejor su privacidad en línea. Las instituciones que participan de este proyecto son el Instituto de Educación de la Universidad ORT Uruguay y el Research for Educational Impact (REDI) de Deakin University

Tras analizar los datos de los contextos uruguayo y australiano, los resultados de esta investigación destacan las siguientes conclusiones respecto de cómo se desarrollan las prácticas digitales de los preadolescentes.

  • Los preadolescentes en ambos países ya están utilizando una variedad de plataformas de redes sociales, pero que no tienen el conocimiento ni el respaldo adecuado para administrar la privacidad de sus datos personales en contextos en línea. Asimismo, tienen una comprensión limitada de las implicaciones de generar datos personales. Por otra parte, el desarrollo de recursos que combinan lo digital con lo curricular es un área poco explorada en los sistemas educativos de ambos países participantes. Los preadolescentes requieren alfabetizaciones digitales sofisticadas y sostenidas para negociar sus identidades en línea.
  • Estos hallazgos ilustran cómo se desarrollan las prácticas digitales de los preadolescentes, pues no solo hacen uso de dispositivos digitales en el hogar, sino que también se los alienta a usar dispositivos móviles, computadoras portátiles y tabletas en la escuela. Por ejemplo, en Australia, se espera que todos los estudiantes en las escuelas participantes tengan un iPad a partir de los nueve años. En Uruguay, los estudiantes de escuelas públicas reciben un dispositivo, ya sea una computadora portátil o una tableta temprano en el ciclo escolar. 
  • Si bien los dispositivos digitales a menudo se presentan con fines educativos, los resultados de las encuestas y las entrevistas indican que los preadolescentes están comenzando a usar estos dispositivos para el entretenimiento de forma temprana. Muchos de los preadolescentes de nuestro estudio informaron tener cuentas en plataformas como Instagram, Snapchat o Facebook. Para crear estas cuentas, legalmente se debe tener al menos 13 años, ya que esta es la edad a la que las empresas de tecnología pueden recopilar datos personales de los usuarios sin el consentimiento de los padres. Sin embargo, YouTube, la plataforma de redes sociales más popular utilizada por los participantes en Australia y Uruguay, tiene una edad mínima de registro de 18 años, a menos que el niño se haya registrado con el conocimiento y consentimiento de los padres, una situación muy inusual.  El estudio resalta que muchos preadolescentes a menudo desconocen que estando en línea dan consentimiento para compartir y recopilar sus datos personales, lo que tiene implicaciones para la protección y gestión de su privacidad.

El estudio considera que un área creciente de preocupación es la reutilización de datos personales como resultado del uso de las redes sociales. En las redes sociales, los propietarios de la plataforma tienen el poder de agregar y distribuir la información que los usuarios comparten con el sitio, lo que significa que sin saberlo comparten el control de sus datos personales. De hecho, es paradójico que al mismo tiempo que los jóvenes experimentan la libertad de comunicación en línea, comprometan el control de sus datos personales. Una vez procesados ​​por algoritmos particulares, los datos personales pueden producir un significado que define a los niños. Además, los datos personales no sólo se generan a través del uso de las redes sociales, sino que se generan involuntariamente a través de las actividades diarias de los niños, lo que podría tener implicaciones específicas para esta generación.  Esto indica que los preadolescentes generan datos personales sin saberlo.  Incluso la noción de datos personales que los preadolescentes tienen, responde a una idea muy concreta de dato (la dirección de su domicilio, o su número de teléfono). Sin embargo, datos como la dirección de email, el género, las compras o productos adquiridos en línea no son percibidos como datos por la mayoría de los preadolescentes participantes.

Para desarrollar el proyecto, los participantes utilizaron una aplicación educativa de redes sociales denominada FriendSend, durante un período de tres semanas. A su vez participaron en una serie de talleres diseñados para desarrollar su conocimiento sobre las características técnicas de las plataformas de redes sociales y la manera en que sus datos personales son producidos y procesados del uso de estas plataformas. El programa Data Smart Kids (DSK) fue desarrollado en colaboración con estudiantes y docentes en las escuelas participantes a través de un proceso de diseño iterativo. El objetivo fue llevar a cabo un estudio con aspectos comparativos, explorando cómo los estudiantes preadolescentes entienden y se relacionan con las redes sociales y la forma en que se producen y procesan sus datos personales durante su uso.

El proyecto involucró a un total de 276 estudiantes de 4to, 5to y 6to grado de Australia y Uruguay. Los estudiantes fueron seleccionados teniendo en cuenta la diversidad socioeconómica y geográfica, con una representatividad de las áreas urbanas y suburbanas en ambos países.

El proceso de recolección de datos fue replicado en ambos países, involucrando 3 talleres que duraron entre 90 y 120 minutos basados ​​en la aplicación de redes sociales que fue diseñada para los propósitos del proyecto. Los tres talleres giraron en torno a tres ejes centrales: 1) Redes sociales + construcción de identidades digitales; 2) ¿Qué son los datos personales?; 3) Gestión y protección de datos personales. Cada uno de ellos fue precedido por visitas a centros educativos, reuniones con el equipo directivo y con los maestros.

Antes y después de los talleres, se realizó una encuesta de Qualtrics. La primera de ellas exploró las prácticas de redes sociales de preadolescentes y la comprensión de los datos de redes sociales antes de realizar los talleres; mientras que la segunda identificó las prácticas y entendimientos que surgieron como consecuencia de la  participación en el proyecto. La encuesta final de Qualtrics también proporcionó sugerencias acerca de la aplicación y los talleres. Todos los participantes completaron los talleres y las encuestas de Qualtrics. Además, una submuestra de 24 jóvenes participaron en discusiones de grupos focales al final de los tres talleres para proporcionar comentarios más detallados sobre las ideas y el contenido abordado.

Finalmente, es importante señalar que el programa Data Smart Kids fue desarrollado en colaboración con estudiantes y maestros en las escuelas participantes a través de un proceso de diseño participativo. La investigación comenzó en 2018, cuando el equipo de investigadores trabajó con dos grupos de estudiantes (un grupo en Uruguay y otro en Australia) para nombrar y diseñar una aplicación de chat educativo con el objetivo de desarrollar alfabetizaciones de datos en preadolescentes. Ya en septiembre de 2018, la aplicación, FriendSend, fue testeada por dos clases de estudiantes (n = 47) y su maestro. También se testearon  una serie de actividades tipo taller para acompañar la aplicación y desarrollar la comprensión de los datos personales de los estudiantes. Finalizada esta etapa, la aplicación educativa, fue mejorada y los desarrolladores de software abordaron los problemas detectados por los estudiantes. Además, los materiales didácticos que fueron generados en los talleres, se modificaron por el equipo de investigación en respuesta a las observaciones del aula y las sugerencias de los maestros.