EL DESAFÍO DE LA VUELTA A CLASES

Tras un ciclo lectivo muy complejo a lo largo y ancho de nuestro país, compartimos algunas propuestas para comenzar a organizar el trabajo (mixto) de la nueva etapa.

Por Andrés Delgado

La toma de decisiones


Planificar suele ser un momento complejo en la profesión docente por lo que esta actividad implica: tomar decisiones que orientan la acción docente. Muchos de nosotros, en la vorágine del día a día y con la experiencia de la profesión, efectuamos planificaciones que en ocasiones ponen entre paréntesis el diseño curricular.

Concebimos la planificación desde la acción y, por ello, el Diseño curricular constituye una fuente de consulta en forma permanente.

 

Proponemos, en función de esta observación, fundamentar las decisiones en torno al diseño, identificar los intereses del grupo, conocer los saberes previos y así poder efectuar el seguimiento del recorrido de las/os niñas/os. En síntesis, cuando pensamos en la planificación, lo hacemos concibiéndola como flexible y dinámica.

 

La organización de los contenidos

 

Si bien, los contenidos del Diseño curricular son prescriptivos, como docentes podemos tomar decisiones sobre cómo organizamos aquellos contenidos.

 

La unidad didáctica es una modalidad organizativa que nos permitirá abordar determinados recortes del ambiente social y/o natural. De acuerdo con la mirada de reconocidos especialistas, en la unidad didáctica tendremos en cuenta los siguientes componentes:


  • Título. 
  • Fundamentación. 
  • Eje temático.
  • Propósitos/ objetivos.
  • Contenidos.
  • Secuencia de actividades. 
  • Recursos/ materiales.
  • Tiempos. 
  • Evaluación. 

Siguiendo los lineamientos de destacados especialistas como Ruth Harff, estos componentes deben tener una solidaridad y necesidad entre sí. Es decir, cada uno de ellos debe otorgar coherencia a la propuesta global. 

Veamos, con los componentes anteriores, el esbozo de una propuesta para ampliar según necesidades de los grupos.

 

Título: La biblioteca popular del barrio

 

Propósitos

Generar oportunidades para que las/os niñas/os vivencien situaciones de lectura en la biblioteca popular.

 

Objetivos

Que las/os niñas/os logren vivenciar situaciones de lectura en la biblioteca popular.

 

Actividades


  • Entre las posibilidades que podemos plantear por supuesto que una muy importante es conocer la biblioteca. Podemos hacerlo de forma física o en forma virtual a través de ciertos recorridos.
  • Una vez allí, lo fundamental es conocer qué podemos encontrar y cómo podemos satisfacer nuestras necesidades de información.
  • También se puede averiguar acerca de qué otras actividades se pueden llevar a cabo en la biblioteca: sesiones de lectura grupal, cursos, etc.

 

Tiempos

En cuanto al tiempo, podemos destinarle 5 (cinco) días para poder desarrollar nuestra unidad didáctica.

 

Evaluación

Para evaluar esta unidad, nos valdremos de los indicadores de avance que nos propone el Diseño.

 

Secuencia didáctica

En cuanto a esta modalidad organizativa, los contenidos pueden abordarse de un modo más profundo que se persigue con la propuesta de una serie articulada de acciones.

En esta modalidad, tenemos componentes semejantes a los de la unidad didáctica.

En una secuencia podremos retomar el espacio de la biblioteca, pero además de conocer la popular, podemos conocer la biblioteca de una escuela secundaria o primaria.

 

Salidas educativas

En este momento del año, con la planificación de las propuestas que desarrollaremos con nuestras/os niños, es momento de pensar en determinadas salidas educativas. Éstas permitirán poner en valor los contenidos y posibilitarán que las/os niñas/os tengan experiencias directas que los enriquecerán.

Las salidas educativas no solamente son oportunidades relevantes para poner en valor la selección de contenidos, sino también para generar mejores vínculos entre pares.

 

Empleando las tecnologías

 

Dentro de la planificación anual, y atentos a este contexto complejo y particular, es importante que el docente tenga en cuenta la mixtura que caracterizan a las clases y que, de acuerdo con los especialistas en educación, la reorganización pedagógica será extensa y compleja.

 

En función de esas mixturas, este año podrás incorporar las clases en formato de videoconferencia.

 

Para esto existen ofertas gratuitas como las que ofrece Google Meet, Jitsi o Zoom (una versión abreviada de 40 minutos). Estas plataformas permiten desarrollar algunos encuentros con las/os niña/os y sus familias.

 

Otra variante, para quienes tengan una suscripción paga de Zoom es la transmisión de vivos a YouTube o Facebook.

 

Es una forma sencilla para que puedan participar muchas familias sin necesidad de descargar aplicaciones. Pueden interactuar vía chat permitiendo un intercambio fluido.

Éstas son otras formas que fueron surgiendo el año pasado y que permiten acercar la escuela y la comunidad. 

 

Otras aplicaciones


Tenemos a mano un universo repleto de aplicaciones que nos permiten sostener la mixtura de las clases, por ejemplo, apelando al uso de Padlet, Linoit. Estos muros digitales nos permiten construir un itinerario interesante sobre recorridos efectuados con las/os niñas/os. Podrán compartir imágenes, videos sobre un contenido desarrollado o bien sus impresiones en torno a ellos.

 

Transitamos, sin duda, la transformación- causada por una pandemia mundial- de hacer escuela.

 

Muchos docentes fueron interpelados por las tecnologías. Construyeron formas de hacerlas instrumentos didácticos sobre la marcha, de modo flexible. Formas que, consideramos, llegaron para quedarse.

El desafío de una nuevo modo de hacer escuela nos interpela con una vuelta que no es igual a las anteriores. Si bien nunca son iguales, ésta en particular tiene un sentido distinto.

 

Bibliografía 


FRIGERIO, G. Y POGGI, M. (1992): Las instituciones educativas: Cara y Ceca. Elementos para una gestión. Troquel, Buenos Aires.

HARF, R. (1996): Poniendo la planificación sobre el tapete. Documento. Secretaría de Educación, Buenos Aires