PRÁCTICAS DEL LENGUAJE EN CONTEXTOS DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Aprender a ser ciudadano en la escuela implica opinar y escuchar las opiniones ajenas, sosteniendo las ideas propias ideas con argumentos sólidos.

Por Silvia Lizzi

La dimensión ideológica de las palabras y la participación activa a través del diálogo

 

En los Diseños Curriculares se propone, como objeto de enseñanza, el dominio del lenguaje en el marco de situaciones sociales reales, por lo tanto se plantean contenidos que toman como referencia las prácticas del lenguaje que se llevan a cabo en la vida social.

 

Dichas prácticas son culturales: la lectura, la escritura y la oralidad forman parte del patrimonio cultural que incluye, no sólo las conductas lingüísticas,  sino también el valor y los usos que cada grupo le da al lenguaje y que pueden ser considerados como un factor de identidad.

 

Los contenidos se organizan en torno a diferentes ámbitos, uno de los cuales es el de la participación ciudadana.

 

Tomando como eje este ámbito se pretende que los alumnos: intervengan y resuelvan diferentes conflictos; se involucren y cuestionen situaciones sociales cotidianas; actúen reflexivamente frente a los medios de comunicación social; y se manifiesten ante las instituciones.

 

Los niños son sujetos que poseen derechos y obligaciones y, como partícipes de una sociedad, deben interactuar con otros.

 

Trabajar en el ámbito de la participación ciudadana conduce a que los estudiantes reflexionen sobre la dimensión ideológica que tienen las palabras, el poder de las normativas que regulan la vida en las sociedades y propicia una participación activa a través del diálogo.

 

Todas estas actividades tienden a ampliar el punto de vista individual y acrecientan la comprensión de las posibilidades que ofrece el lenguaje. Éstas pueden ser activadas enfrentando a los alumnos a situaciones problemáticas que impliquen llegar a acuerdos en los que se contemplen las preferencias y deseos de todos los actores, así como la búsqueda de información pertinente.

 

Actividades: ¡A mantener la limpieza!

 

  • A partir de las siguientes imágenes se les solicita a los alumnos que opinen en cuál de las imágenes se contribuye a preservar la limpieza. ¿Por qué?



  • ¿En qué condiciones se trabaja mejor? ¿Por qué?
  • ¿Les resulta agradable un aula limpia?
  • ¿En sus salones de clase hay cestos para la basura?, ¿Los utilizan habitualmente?
  • ¿Mantener la limpieza del lugar es una cuestión de respeto hacia uno mismo y hacia los demás?
  • ¿Qué les dirían a los chicos que arrojan la basura al suelo?     
  • Por equipos, que piensen en frases para poner en los salones, en los pasillos y en el patio de la escuela para concientizar acerca de la importancia de mantener la escuela limpia.
  • Armen los carteles y colóquenlos en los espacios mencionados.
  • Cada equipo debe pasar por un aula y solicitar la colaboración de todos en el mantenimiento de la limpieza de la escuela.

 

Actividades: Armamos un acuerdo de convivencia

 

  • Se analiza el alcance de la palabra Convivencia. ¿Qué quiere decir? ¿A qué estamos obligados en la convivencia? ¿Cuáles son nuestros derechos?, etc.
  • La maestra anota en el pizarrón las respuestas de los alumnos.
  • Se les propone armar un acuerdo de convivencia dentro del aula.
  • Se trabaja con el texto instructivo para observar su formato y el modo en el cual está redactado. Para ello se leen y analizan por grupos, diferentes textos instructivos.
  • En una puesta en común se deciden cuáles serán los puntos que les interesa marcar en el acuerdo del aula.
  • Se redacta el borrador y, entre todos, proceden a la corrección: controlan si está bien expresado, si se utilizaron correctamente los signos de puntuación, etc.
  • Se procede a la elaboración de la versión definitiva.
  • El acuerdo será expuesto dentro del salón para que todos puedan tenerlo presente.

Actividades: Los animales y la contaminación


La docente lee la siguiente información:


LOS ANIMALES MARINOS MUEREN A CAUSA DE LA BASURA

Alrededor de 100.000 animales marinos como pingüinos, ballenas, tortugas, focas, peces, marsopas, aves marinas y delfines mueren cada año debido a la ingesta de bolsas plásticas que se han convertido en basura y que llenan mares y océanos y lo peor es que una vez que su víctima ha muerto y se descompone, la bolsa plástica no se degrada y vuelve a ser un elemento mortal para otros animales.


  • Se trabajan, en forma oral,  vocablos que pueden resultar difíciles, por ejemplo ingesta, degradan. Se puede recurrir a la hipotetización a partir del cotexto.
  • Los alumnos comparten sus opiniones, experiencias y conocimientos acerca de la información.
  • Arman, entre todos, un listado de posibles acciones tendientes a evitar la contaminación y muerte de los animales marinos.
  • Los alumnos averiguan acerca de organizaciones que luchan en defensa de los animales, por ejemplo Greenpeace.
  • En clase, se socializa la información recabada: se leen artículos, se observan afiches, se comentan noticias.
  • Proponen un encuentro con  alumnos de otro curso para brindar información acerca de lo investigado.

Actividades: Analizamos noticias 


En clase se lee la siguiente información:


EVITAN ENTREGAR BOLSAS PLÁSTICAS EN LOS SUPERMERCADOS

Las grandes cadenas de supermercados darán bolsas más grandes y biodegradables, serán de color verde o negro para ayudar al reciclado. Así, los ciudadanos tendrán que recuperar la costumbre de llevar el changuito y sus propias bolsas al hacer las compras. Con esta medida se buscsca, además, que los vecinos comiencen a realizar la separación de la basura en sus hogares: habrá verdes para usarlas para sacar a la calle los residuos reciclables y otras negras, para los residuos orgánicos. Es que el 75% de los vecinos usan las bolsas para disponer de su basura. Al ser más grandes y resistentes, la intención es que se utilicen además menos cantidad de bolsas. El cambio apunta a un beneficio para el medio ambiente, un uso responsable de las bolsas que hoy se utilizan casi sin límite.


  • Se comenta en forma oral la información leída.
  • La docente dirigirá preguntas como, por ejemplo: ¿acompañan a sus padres al supermercado?, ¿emplean bosas plásticas o llevan bolsas propias?, ¿utilizan changuitos para trasladar las compras?, ¿en qué contribuirían al cuidado del medio ambiente llevar bolsas propias?
  • Buscan el significado de las palabras “reciclar y biodegradable”.
  • ¿Qué elementos creen que se pueden reciclar?
  • Con las respuestas de los chicos, planificamos una campaña de reciclaje.

Proyecto: Campaña de reciclaje


  • Entrevistamos a una persona experta que nos pueda asesorar acerca de qué es reciclar, qué elementos son posibles reciclar, etc.
  • Para el armado de la entrevista, con antelación, se prepara una batería de preguntas por equipos.
  • Las preguntas armadas por cada equipo son leídas en clase.
  • Se seleccionan las mejores preguntas y se arma el cuestionario definitivo.
  • Se reparten los roles para los alumnos y docente: quién será el mediador, quiénes harán las preguntas, quiénes registrarán las respuestas, quién oficiará de fotógrafo, etc.
  • Entre todos redactan la invitación a la persona seleccionada para entrevistar y también a los miembros de la comunidad para que asistan.
  • Puesta en común: Una vez que se realizó la entrevista, se comentan los principales puntos. Se escuchan todas las opiniones y se hacen sugerencias para el accionar.

Confección de afiches


  • La docente lleva a clase diferentes afiches para que los chicos observen cómo están conformados: la imagen, las leyendas. Observan cuál tiene mayor impacto en el receptor: ¿la imagen o la leyenda?
  • Se analiza la función que cumplen los afiches: ¿sirven para informar?, ¿se utilizan para hacer cambiar una conducta?, ¿combina las dos opciones?
  • La docente propone el armado de afiches sobre reciclaje: Divide la clase en grupos y les solicita que en una hoja blanca armen un borrador del afiche. Deben pensar qué frases acompañarán la imagen, cuál será ésta, de qué tamaño y color serán las letras para que llamen la atención de los receptores, etc.
  • Cada equipo procede al armado de su afiche una vez que hayan decidido todos los puntos anteriores.
  • Los afiches deben ser expuestos en lugares de mucho tránsito de alumnos, docentes y padres: pasillos, entrada, puertas del edificio, carteleras, etc.

A recliclar!


  • Con toda la información recabada en las pautas anteriores, por consenso se decide qué materiales vamos a reciclar, qué vamos a hacer con ellos, a qué entidad los vamos a entregar, etc.
  • La docente puede dirigir la manifestación de las opiniones a través de distintas  votaciones. 
  • Finalmente, se arman parejas para pasar por las aulas a informar sobre la campaña de reciclado y solicitar la colaboración.