ENSEÑAR A ESCRIBIR: TODO UN DESAFÍO

Para pensar en los problemas y desafíos que implica la enseñanza de la escritura recuperamos algunos conceptos claves y proponemos una serie de acciones.

Por Redacción

En ocasiones anteriores nos pudimos explayar sobre los fundamentos que sostienen la enseñanza de la escritura, por ello, no ahondaremos en esas cuestiones en el presente artículo. Sí, les sugerimos tener en cuenta aportes significativos sobre este proceso complejo como los de Emilia Ferreiro y los aportes de la Lingüística y la Psicolingüística, que permiten comprender con mayor profundidad los procesos a la hora de escribir y leer.

 

El desafío, como señalan los diseños curriculares de diversas provincias de nuestro país, pasa porque los niños se vayan apropiando del sistema de escritura, de su naturaleza y convenciones.

 

Especialistas señalan que en una sala de educación inicial pueden convivir diferentes aproximaciones en torno a las hipótesis que los niños están construyendo, por ello, como docentes, el desafío es tomar decisiones que permitan acompañar el avance en esas construcciones.

 

Situaciones didácticas como la de escribir a través del docente resultan muy apropiadas y enriquecedoras para la/el niña/o que está escribiendo, ya que mientras el docente pone su mano para escribir lo que dicta, se ponen en juego conocimientos que implican:

 

ü el propósito (para qué se escribe),

ü el destinatario ( a quiénes escribimos y qué conocimientos tiene sobre eso que escribimos),

ü las características del género que se desea producir (una carta, un cuento, una solicitud).

 

De acuerdo con Ana María Kaufman, ante estas situaciones, la/ el niña/o está aprendiendo  a escribir.

 

En las situaciones que planteamos, las/os niñas/os ponen en juego el aprendizaje simultáneo de las características de nuestro sistema de escritura y sus elementos. Es importante, como docentes, conocer los estadios que atraviesan las/os niñas/os durante el aprendizaje del sistema de escritura.

Este proceso inicia con lo que se denomina grafismos primitivos, atravesando las escrituras silábicas para alcanzar la escritura alfabética.  Por supuesto que el aprendizaje sobre el sistema de escritura no concluye en ese estadio, sino que se dan otros desafíos: los espacios entre palabras, los signos de puntuación, la ortografía.

 

La ortografía enfrenta a niñas/os a múltiples problemas, tales como qué letras emplear en determinadas palabras, cuándo emplear mayúscula. ¿Argentina como nombre propio o como adjetivo?

 

En cada situación de escritura que se produce en el marco de la institución educativa se dan estas múltiples variantes que interpelan a la docente en la toma de decisiones que acompañen la evolución del aprendizaje.

 

Actividades para avanzar en la apropiación del sistema de escritura

SITUACIÓN DIDÁCTICA DE LA QUE PARTIMOS: LECTURA DE MICROCUENTOS

 

La lectura de microcuentos nos permitirá jugar con la extensión del texto.

En nuestra literatura latinoamericana  hay muchos ejemplos de  microcuentos. Estos textos brindan una excelente oportunidad, no solo para disfrutar la lectura, sino para proponer algunas actividades en torno al sistema de escritura.

Augusto Monterroso y Ana María Shua son algunos  de los escritores que cuentan en su producción, con estos textos breves.

 

1.       Identificamos el título ¿Dónde dice?

Luego de la lectura de algunos microcuentos podemos generar diversas situaciones para que las/os niñas/os identifiquen dónde apareceel título del microcuento, dónde dice tal palabra, dónde dice el nombre del escritor.

 

2.       Registramos qué microcuento escuchamos

La situación de escritura será dejar registro en las fichas de lectura para la biblioteca áulica acerca de qué microcuentos escuchamos, de qué autor.

Podemos solicitar que  realicen esta actividad por sí mismos, interviniendo con preguntas que puedan orientarlos en su escritura. Por ejemplo: ¿Recordás con qué letra empezaba el título del microcuento de Augusto Monterroso?

 

3.       Escribimos información sobre el autor

En esta nueva situación, escucharán varios podcasts sobre los autores que vienen conociendo para producir algunas mini-biografías que se exhibirán en un sector de la biblioteca.

 

4.       Cuentos más extensos

Ahora la variable que tomaremos en cuenta es la introducción de cuentos más extensos.  Esto nos permitirá jugar con más personajes y más situaciones,  ya que los microcuentos son más económicos en su escritura.

A partir de las ilustraciones que se hallan en los cuentos seleccionados, les pediremos a las/os niñas que escriban los nombres de los animales y personajes que observan en esas páginas.

Terminada esta producción, la incluiremos en la lámina de los personajes de los nuevos cuentos que estamos leyendo.

 

5.       ¿Ordenamos?

En esta nueva situación, la docente les brindará unos volantes con dibujos de personajes y animales  que aparecen en los cuentos nuevosy otros volantes con los nombres de esos personajes y animales escritos en letra  imprenta mayúscula.

Les pedirá, entonces, que ordenen cada dibujo con su nombre correspondiente.

Esta propuesta puede ser abordada en duetos. El nivel de conceptualización de cada niña/oserá clave para decidir la agrupación.

 

6.       La docente les dicta el inicio de un cuento

En una nueva propuesta será  la docente  quien  les dicte unas líneas (dos por ejemplo) del inicio de un cuento para que, en parejas, lo continúen.

Esta  escritura les llevará varias sesiones, ya que deberán poner en juego decisiones en torno a los personajes, a la acción, a cómo escribir.

La docente acompañará sin interferir en las decisiones. Ya habrá tiempo para que puedan leer y mejorar las versiones, en caso de que así lo deseen.

Al finalizar, estas producciones se colocarán en la cartelera para que otros lectores puedan acceder a ellas.

 

A modo de conclusión

 

En esta secuencia de actividades la docente pone en juego situaciones de escritura muy valiosas.

Las/os niñas/os deben tomar decisiones en relación con la producción escrita: qué personajes, cómo seguirá la historia.

Asimismo, en las primeras situaciones didácticas, las/os niñas/os se enfrentan con las características del sistema de escritura y las convenciones que el sistema requiere.

Estas situaciones permitirán a la docente acompañar la evolución en la apropiación del sistema y fortalecer la tendencia a la autonomía en las prácticas sociales de la escritura y la lectura.

 

Bibliografía

 

BORZONE DE MANRIQUE, A. (2009): Leer y escribir a los 55. Aique Grupo Editor, Buenos Aires.

KAUFMAN, A. M. (2012): El desafío de evaluar…procesos de lectura y escritura. Aique Grupo Editor, Buenos Aires.