ESCUELAS DE CÓRDOBA DESARROLLAN BIOINSUMO PARA EL AGRO

Se trata del IPEA 212 de Laborde y el Instituto Técnico “José Hernández” de W. Escalante. Es a base de hongos para uso agrícola y tiene múltiples beneficios.

Por Redacción
En un trabajo conjunto entre IPEA 212 Laborde y el Instituto Técnico José Hernández, con el asesoramiento del Ing. Alejandro Pérez de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) se está trabajando en el desarrollo de un bioinsumo a base del hongo Trichoderma.
 
Su uso en agricultura, tiene múltiples beneficios: Se propaga en el suelo, aumentando su población y ejerciendo control duradero en el tiempo sobre hongos fitopatógenos sin generar resistencia (como sucede cuando se utilizan agroquímicos como los fungicidas sustancias químicas que producen innumerables efectos indeseados sobre el ecosistema como persistencia ambiental de residuos tóxicos, contaminación de suelos y recursos hídricos).
 
Además, este hongo ayuda a descomponer la materia orgánica y estimula el crecimiento de los cultivos, porque posee metabolitos que promueven los procesos de desarrollo en las plantas, entre otras ventajas.
 
En esta instancia del trabajo el microorganismo fue aislado con éxito, en el laboratorio, por los alumnos, de un pequeño monte de la zona rural entre las localidades en las que se encuentra la escuela. En instancias posteriores se procederá a su reproducción para ser aplicado. Cabe destacar que obtener el microorganismo nativo añade aún más ventajas a sus beneficios porque el mismo está adaptado a la zona y habituado a combatir patógenos locales.
 
Una de las alternativas más promisorias para disminuir el impacto ambiental causado por el frecuente uso de productos químicos para el control de plagas y enfermedades de plantas se centra en la utilización de bioinsumos como el que estamos desarrollando en las asignaturas Producción vegetal, Industrialización de productos agropecuarios, Microbiología e Industrias Alimentarias.